Un cartel, el del Festival Flamenco en Rusia – San Petersburgo, que contará con la presencia de algunas de las figuras más relevantes del panorama flamenco actual como son los bailaores Andrés Marín, Manuel Liñán y Patricia Guerrero, el cantaor José Valencia y el guitarrista Dani de Morón. Un elenco de relumbrón y profusamente premiado, con siete Giraldillos (el premio más prestigioso en el mundo del flamenco): tres de José Valencia, uno de Andrés Marín, uno de Salvador Gutiérrez, uno de Patricia Guerrero y uno de Dani de Morón), tres recientes Premios Nacionales de la Crítica (Dani de Morón, José Valencia y Manuel Liñán) y un reciente Premio Max al mejor intérprete de danza, Manuel Liñán.
El innovador formato del festival reparte los diversos eventos entre tres escenarios de la antigua capital de los zares: la Sala de Conciertos de la Estación de Finlandia, la escena del centro de lengua y cultura españolas, Adelante y el centro de baile moderno El Dorad@. El programa contiene actuaciones de artistas, conferencias, clases magistrales y material audiovisual que darán una perspectiva global hacia el mundo del flamenco.
Del 3 al 5 de diciembre, en la Sala de Conciertos de la Estación de Finlandia, se presentarán los espectáculos a los asistentes que tendrán la ocasión conocer de cerca a los artistas y de poder cambiar impresiones con ellos al término de cada actuación. En el centro Adelante tendrá lugar la conferencia inaugural, así como la proyección de dos documentales sobre el pasado y el presente del arte jondo. Finalmente, en el centro El Dorad@ tendrán lugar una serie de clases magistrales de baile por parte de Patricia Guerrero y Manuel Liñán. Realmente, todo un lujo.
Este festival es un modelo de coproducción, iniciativa de la productora española especializada en flamenco, Endirecto FT, en colaboración con el centro Adelante y la empresa rusa Rona Promotions y El Dorad@, que ha contado con el apoyo de instituciones españolas como el Instituto Andaluz del Flamenco, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, la embajada de España en Moscú, el Instituto Cervantes de Moscú, RNE-Radio Exterior y la empresa Andrés Marín Flamenco Abierto.
 El objetivo principal de estas jornadas es fomentar la popularidad de este arte tan intrínsecamente español, sobre todo en un país con un bagaje cultural tan grande y tal sensibilidad y gusto por la música, que siempre ha mostrado interés, admiración y respeto por cualquiera de las manifestaciones artísticas al margen de los cánones de la tradición clásica. El flamenco siempre ha ocupado un lugar especial en el corazón de los rusos; desde la periferia de Europa siempre lo han contemplado bullente y temperamental en los escenarios como el paradigma de la expresión de las emociones.
Esta muestra del arte jondo se celebra por primera vez en San Petersburgo, aunque en realidad marca su inicio en el 2011, cuando abrió sus puertas en Moscú. En la capital rusa, desde hace doce años se viene celebrando un importante certamen, el ¡Viva España! que cada año ha contado con la participación de importantes figuras del flamenco y está totalmente producido y financiado por una empresa moscovita que vive imbuida de cultura española.
San Petersburgo, la Venecia del Norte, parece el siguiente paso lógico en el camino de la difusión del flamenco en Rusia. Pero el gusto por este arte ya está expandiendo como una mancha de aceite por sí solo y sin una excesiva necesidad de promocionarlo. Además de Moscú, y solamente durante este año ya se han celebrado varios certámenes de diversa importancia en Rusia: Cheliábinsk, 4 y 5 de mayo, I Festival Internacional de cultura española, Flamenco de Primavera, con la participación de aficionados de la región de los Urales y de algunas ciudades de Siberia, además de artistas profesionales españoles. El 29 de setiembre en Tver, una ciudad de la región central de Rusia organizaba su II Festival de Flamenco. El 26 de octubre tuvo lugar el Festival de Flamenco de Taganrog, y hoy se está celebrando en la principal ciudad del Extremo Oriente ruso, Jabárovsk, su festival de flamenco, Flamenco en el Amur.
El flamenco está de moda en Rusia y San Petersburgo espera su turno.